Por qué volar está a punto de ser mucho más caro, por un largo tiempo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
daniel-lim-gtKcH3f5gh0-unsplash

Hubo un tiempo en el que los cielos eran para algunos pocos: gerentes o personal con altos cargos que viajaban por negocios, o el jet set que podía darse el lujo de volar a pasar sus vacaciones en avión. El resto (la gran mayoría) se repartía entre trenes, autobuses y autos.

Los vuelos low cost y la apertura de los cielos cambiaron esa dinámica.

Pareciera ser que el COVID-19, entre los tantos impactos que está dejando, vino a destruir el modelo de las aerolíneas de bajo costo, las tarifas reducidas y por ende, los vuelos baratos.

La industria de las aerolíneas está pasando por el peor momento de su historia, registrando cientos de miles de millones de dólares en pérdidas y cada vez más empresas declarandose en quiebra. Por si esto fuera poco, los expertos predicen que las nuevas y costosas medidas de seguridad conducirán a la desaparición de las aerolíneas pequeñas y a un salto significativo en los precios de los boletos.

Menos asientos en los vuelos, tiempos de embarque más largos, reconfiguración de los aeropuertos para el distanciamiento social: esta pandemia estaría cortando las alas de los viajeros de negocios y de placer, y podría tener efectos duraderos.

“La élite siempre volará … los ricos y famosos lo hacen mientras hablamos”, dice Ambarish Chandra, un experto en la industria de las aerolíneas de la Escuela de Administración Rotman de la Universidad de Toronto.

“Pero si tuviera que hacer una predicción, diría que volar se volverá mucho más costoso, habrá muchas menos opciones y, por lo tanto, tendrías que ser un afortunado y tener una muy buena razón (y dinero) para volar para poder justificarse “, dice Chandra.

La estrategia que hizo que el vuelo fuera asequible para las masas fue simple: meter a la mayor cantidad de personas posible en un avión y lograr que ese avión regrese de la misma manera en el menor tiempo, dice Chandra.

El distanciamiento social pondrá fin a eso, dice.

Y eso significa muchos menos pasajeros en aviones que además necesitarán desinfectarse durante horas antes de volver a cargarlos.

“Así que el costo de viajar va a subir, eso es un hecho”, dice Frederic Dimanche, director de la Escuela de Hospitalidad y Turismo de Ted Rogers en la Universidad de Ryerson.

Por qué volar está a punto de ser mucho más caro, por un largo tiempo 1

La cantidad de asientos en aviones comerciales podría caer al 50 o 60 por ciento de las configuraciones actuales, dice Dimanche, y las aerolíneas tendrán que aumentar los precios para que los vuelos sean viables.

Dimanche dice que el riesgo de infección y los tiempos de seguridad y de embarque más largos, posiblemente el doble que antes, desalentarán la mayoría de los viajes de negocios.

“El rápido viaje de negocios de un día o el viaje de ida y vuelta de un lugar a otro está muerto”, dice.

“No es probable que las personas estén dispuestas a pasar tanto tiempo en el aeropuerto y en el avión … solo para una reunión que descubrieron en los últimos dos meses que pueden hacer por Skype o Zoom o Microsoft Teams”.

Pero, agrega, en nuestra sociedad globalizada, donde los familiares y amigos se extienden por todo el país y los continentes, la gente todavía se sentirá atraída a volar.

Es la escapada de fin de semana extendida al Caribe o la semana en la playa en México que ya no será viables, dice.

“Las personas reasignarán sus prioridades en términos de tipo de viaje, destinos y presupuesto”.

Y eso podría significar que más personas saldrán a la carretera, regresarán a campamentos familiares o conducirán al lago para sus viajes de placer.

“Vamos a ir a algo del pasado”, dice Dimanche.

Chandra cree que el primer sector de la industria de las aerolíneas que sufrirá COVID-19 será casi con toda seguridad las compañías low cost, cuyos márgenes delgados dependen por completo del rápido cambio y los vuelos de lata de sardinas que el virus erradicará casi con toda seguridad.

“No me sorprendería ver que muchas, muchas aerolíneas simplemente encuentran que es insostenible seguir operando”, dice.

Esperaría que las grandes compañías como Air Canada continúen de alguna forma, luchen por la crisis y puedan resistir, pero es difícil imaginar cómo van a competir las aerolíneas más pequeñas Y cualquier medida para calmar los temores de los pasajeros al eliminar los asientos también eliminaría cualquier beneficio potencial que las compañías de low cost podrían esperar, dice Chandra.

“Socava por completo la economía de volar para estas aerolíneas”

Los gobiernos seguramente ayudarán a algunas aerolíneas a superar la crisis, especialmente dado el papel vital que están desempeñando actualmente como transportistas de carga y personal de emergencia, dice Chandra.

“Pero es difícil creer que los gobiernos los rescaten a todos porque eso sería una cantidad masiva de dinero”, agrega.

“Así que supongo que veremos una competencia marcadamente menor, lo que significaría que las tarifas aéreas tendrían que aumentar, por lo tanto los viajes cortos de placer o de fin de semana a algún destino de vacaciones, podrán desaparecer por un tiempo”.

A medida que el transporte aéreo se prepara para abrirse bajo las nuevas condiciones, Scott dice que Flair está buscando opciones que podrían incluir que los pasajeros que quieran tener el asiento de al lado vacío, paguen por ello.

“Creo que esto va a ser una realidad porque la gente querrá tener un espacio vacío al lado y estarán preparados para pagarlo”.

Pero no es solo la experiencia en vuelo lo que va a cambiar, dice Dimanche. La experiencia del aeropuerto también cambiará.

Muchos de los aeropuertos internacionales construidos en las últimas dos décadas, incluido Pearson de Toronto, se crearon como catedrales de comercio y opulencia, elementos que desaparecerán en gran medida con las demandas de la enfermedad actual.

En cierto sentido, fue una suerte que las terminales se construyeran a escala monumental, dice Dimanche. “Vamos a necesitar ese espacio porque vamos a tener que extendernos”.

“Ya no queremos que las personas se queden en el aeropuerto, pero cuando estén en el aeropuerto tendrán que seguir procedimientos muy, muy precisos con distanciamiento, por lo que necesitaremos el espacio”, dice Dimanche.

No obstante todas esas medidas, la pandemia probablemente ha propagado el miedo a volar a través de la población que podría obstaculizar la industria de las aerolíneas durante décadas.

Fuente: The Star

6 respuestas

  1. Excelente articulo, creo que las aerolineas prevaleceran la seguridad de los pasajeros, no escatimaran en ello por lo que esto generara el gran incremento del billete aereo, definitivamente solo las mas fuertes continuaran.

  2. Mucha sarasa. Mucha opinión basada en nada. Muy apocalíptico. Como toda crisis que ha sufrido la humanidad por un tiempito todo cae pero Cuando menos lo pensemos la normalidad volverá a nosotros. No digo que en dos meses. Pero de Aquí a dos años como máximo.

  3. Muy buen artículo, sin embargo pienso que a pesar de lo crítico de la pandemia, se debería pensar en una alternativa para que los billetes tengan un precio accesible para todo público

  4. Bueno, pero no toma en cuenta que a menor demanda, la oferta debe buscar otros medios de hacerse atractiva. Subir los precios de la forma que aquí indica sería poner flores sobre el ataúd.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LOS MEJORES CONTENIDOS DIRECTO A TU EMAIL

Suscríbete gratis a nuestros mejores contenidos sobre noticias, entrevistas, opiniones y más.