Largas filas, niños y mucho para tocar: ¿Cómo reabrirá Disney sus parques?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
kdjfhq0831

(Reuters) – Para darse una idea de cómo Disney se recupera de la pandemia de coronavirus, hay que fijarse en Shanghái, donde el gigante del entretenimiento ha organizado una reapertura limitada de Shanghai Disney Resort.

Los adultos, los niños y las personas mayores usan máscaras mientras deambulan entre personal y guardias de seguridad que llevan termómetros sin contacto y desinfectante para manos.

A medida que algunos estados de Estados Unidos levantan las órdenes de quedarse en casa, los inversores y los fanáticos de los parques observan cómo Walt Disney Co, que obtiene un tercio de sus ingresos de parques, experiencias y productos, reinventa el “más feliz” lugar en la tierra “para un mundo alterado por el coronavirus”.

Según los expertos, la naturaleza de los parques de alto contacto, gran volumen y centrada en los niños, y la necesidad de Disney de evitar daños a una marca que es sinónimo de seguridad y familias, harán que la reapertura sea difícil.

La capacidad de Disney para reabrir sus parques en Asia, Estados Unidos y Francia también será una señal poderosa sobre cómo el mundo puede volver a la normalidad al tratar con el COVID-19.

“Este es el mayor desafío al que se ha enfrentado la industria”, dijo Phil Hettema, fundador de The Hettema Group, que diseña atracciones para parques temáticos y otras experiencias.

Disney, que no ha anunciado ningún plan para reabrir los parques, declinó hacer comentarios para esta historia.

El presidente ejecutivo Bob Iger dijo recientemente que controlar la temperatura de los huéspedes podría convertirse en una rutina en las entradas del parque Disney.

Entre otros planes bajo consideración, según una fuente informada sobre el pensamiento de Disney: los paseos como la montaña rusa Space Mountain podrían escalonar a los invitados en cada “cohete” para forzar el distanciamiento social.

Los invitados podrían ser notificados a través de una aplicación u otra tecnología sobre cuando pueden ir a un paseo o a un restaurante para eliminar las filas.

Los empleados y los invitados podrían estar obligados a usar máscaras. Pero siguiendo la línea de Disney, las máscaras de los empleados serían divertidas, no aterradoras, dijo la fuente.

Disney comenzó el jueves las ventas en línea de máscaras con Mickey Mouse, Baby Yoda y otros personajes y dijo que hasta 1 millón de dólares en ganancias se destinarían a obras de caridad.

Las máscaras, que ahora se usan comúnmente en China, son omnipresentes en el distrito comercial a las afueras de Shanghái Disney, donde los trabajadores desinfectan un área de juegos para niños de 5 a 12 años al mediodía y a las 3 de la tarde diariamente. Los controles de temperatura son obligatorios según las regulaciones locales, según el sitio web de Shanghái Disney.

Los líderes empresariales y políticos en Florida, hogar de Walt Disney World, han presentado ideas como limitar la capacidad en todos los parques temáticos durante una fase inicial de reapertura.

La pregunta que se hacen los expertos en salud y los analistas financieros es si alguna de estas medidas será suficiente para proteger a los empleados, visitantes o al balance final de Disney.

El distanciamiento social podría tener un alto precio.

En abril, UBS bajó su calificación de Disney y redujo las estimaciones de ganancias de su división a 500 millones de dólares en el año fiscal 2020 y solo 200 millones de dólares en 2021 en comparación con 6.800 millones en 2019.

Según la firma, los parques de Disney deben funcionar con aproximadamente el 50% de su capacidad para ser rentables.

Los inversores verán un impacto más completo del coronavirus cuando Disney publique sus resultados del segundo trimestre el 5 de mayo.

Comcast dijo el jueves que si sus parques de Universal Studios permanecen cerrados durante todo el segundo trimestre, la compañía sufrirá una pérdida antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización de aproximadamente 500 millones de dólares.

Los analistas financieros han pronosticado que las fechas de reapertura para Disney irán desde junio hasta el 1 de enero. Las pautas serán establecidas por los gobernadores en California y Florida, donde Iger y el presidente de Walt Disney World Resort, Josh D’Amaro, se sientan en los equipos estatales de reapertura. El resto depende de Disney.

Aunque Disney y otros lugares grandes enfrentan un desafío sin precedentes para proteger a los huéspedes de un virus de fácil transmisión aérea, los expertos y un exejecutivo señalaron su experiencia en el manejo de multitudes.

Más de 157 millones de personas visitaron los parques de Disney en el 2018, según la Asociación de Entretenimiento Temático.

“Si alguien puede resolverlo, Disney lo hará”, dijo Dave Schmitt, fundador de MR-ProFun, consultor de parques temáticos.

Las salvaguardas tienen límites. Los controles de temperatura no identificarán a todos los infectados, y la mayoría de las vacunas no son 100% efectivas, dijo la Dra. Megan Murray, profesora de salud global en la Facultad de Medicina de Harvard.

Aun así, una vacuna proporcionaría cierta tranquilidad a los visitantes del parque, según una encuesta de Reuters/Ipsos realizada del 15 al 21 de abril.

Si bien una quinta parte de los encuestados dijo que asistirían a un parque de atracciones, temático o acuático una vez que reabrieran, aproximadamente el 30% iría si hubiera una vacuna disponible. La encuesta, que consultó a 4.429 adultos estadounidenses, señaló que una vacuna podría no estar disponible antes de más de un año.

Los fanáticos leales cuentan con que Disney lo hará bien. La residente de Chicago Kelly Alexis, de 50 años, ha estado en los resorts de Disney de 35 a 40 veces y planea ir a Disney World con su familia en octubre si el parque está abierto.

“Es sólo la sensación de que hacen las cosas tan perfectamente y tomarán todas las precauciones”, dijo Alexis. “No van a querer tener una epidemia en la que todos se enfermen en Disney. Nunca dejarían que eso sucediera “, señaló.

Por Helen Coster en New York, Lisa Richwine en Los Angeles, y Redacción Shanghái; Reporte adicional de Arriana McLymore en Raleigh, Carolina del Norte, Editado en español por Juana Casas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LOS MEJORES CONTENIDOS DIRECTO A TU EMAIL

Suscríbete gratis a nuestros mejores contenidos sobre noticias, entrevistas, opiniones y más.