Proyectos propios en turismo: una forma de salir de la crisis

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

En los últimos 15 o 20 años empezó en todo el mundo un crecimiento exponencial del interés por el turismo, la hotelería y la gastronomía, por ende en las carreras que forman a recursos humanos en esas disciplinas. Ello se debió, entre otras cosas a que los candidatos a estudiar veían en estas actividades un futuro.

Especialmente en un mundo que tiende a la pérdida de puestos de trabajo por la robotización, es claro que los servicios siguen siendo mayoritariamente personalizados.

También influyó que el turismo es una de las actividades más importantes para la sociedad contemporánea, tanto desde el punto de vista económico, como social.

Estos jóvenes fueron egresando y descubriendo que sus carreras están
mayoritariamente alejadas de las necesidades del mercado laboral y que las opciones de trabajo no eran las mejores. También están convencidos de los beneficios que el turismo puede generar para la vida, la cultura y la economía o, dicho brevemente, para la sociedad en todos sus planos. Su mensaje principal es “El turismo es riqueza para la persona, para la familia, para la comunidad y para el mundo entero.”

Proyectos propios en turismo: una forma de salir de la crisis 1

La caída del turismo por el coronavirus y las crisis económicas anteriores y sobre todo las derivadas de la pandemia generaron que muchos de ellos están desocupados. La solución puede ser que no sea rápida para muchos de ellos y por eso debemos pensar que para muchos salir de esta situación deben manejar alternativas.

Una de ellas es animarse a desarrollar un servicio turístico “artesanal”
El negocio turístico artesanal se diferencia del grande (o masivo) no sólo desde el punto de vista de su envergadura, sino también por su estrecha relación con el desarrollo local de destinos emergentes dentro del mercado turístico nacional e internacional.

Es generalmente un negocio de familia que tiene un mercado bien diferenciado, y su fortaleza radica en que sus servicios se disfrutan como si se estuviera en el propio hogar, porque es personalizado y cordial.

Usualmente, este tipo de negocio turístico, se ubica en las periferias urbanas (en ámbitos rurales), pues su clientela son grupos familiares o grupos de amigos que viajan con motivaciones y necesidades diferentes al turista masivo de sol y playa.

Mientras que la calidad de los servicios en el negocio turístico grande se basa en inversiones relacionadas con el confort, los procesos y la atención de personal calificado, la calidad de los servicios en la pequeña empresa turística artesanal es más emotiva que racional. De allí que el trato familiar y personalizado sea su mayor fortaleza.

El negocio pequeño puede competir con los negocios grandes si su demanda está muy segmentada y la oferta de sus servicios se sitúa en las tendencias relacionadas con el turismo alternativo o de aventura o ecoturismo. Su posicionamiento estratégico presenta muchas ventajas dado que satisface necesidades de un visitante que se interesa por la comunidad receptora o por sus valores o por un hecho cultural. Es en ese contexto donde la experiencia de sus habitantes se torna un elemento clave para su posicionamiento que sólo se logra por los muchos años de convivir y conocer un lugar.

Proyectos propios en turismo: una forma de salir de la crisis 2

Es más, es muy factible. Claro que no va ser fácil: los turistas llegan a cualquier hora, cualquier día, de cualquier forma… y uno tiene que estar ahí. Sonriente, peinado, limpito, contento. Lo bueno es que generalmente antes avisan, hacen una reserva, pero sabemos que no siempre…

Eso va a exigir que todos los involucrados en el proceso de recibir y atender a los turistas, estén “al pie del cañón”, preparados para recibirlos, preparados para hacerlos sentir bien, para que se pongan contentos, disfruten y gasten contentos!… Preparados para ser anfitriones.

Estos jóvenes profesionales son especiales, entonces, para desarrollar este tipo de empresas, estas empresas con compromisos con el destino y los turistas.

Están capacitados, saben cómo llegar a los turistas, saben atenderlos, saben desarrollar los productos que estos turistas necesitan.

Cuando la sociedad venza a esta pandemia, la gente volverá a viajar. Muy
posiblemente primero de manera conservadora ira a destinos cercanos, por miedos vinculados a la salud pública. Esto presenta una muy interesante alternativa para estas empresas y nuevas opciones pronto. Esperemos que muy pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Es clave

Hay mucho más en Opiniones

LOS MEJORES CONTENIDOS DIRECTO A TU EMAIL

Suscríbete gratis a nuestros mejores contenidos sobre noticias, entrevistas, opiniones y más.