#BeyondCovid “El buen presente” y el desafío de sostenerlo.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram

Lo que paso durante la pandemia. La parte buena del presente.

En Abril de este año, aproximadamente un mes después de que se estableciera el aislamiento social por el Coronovirus en Argentina y en el medio de la incertidumbre por el despliegue e impacto de la pandemia a nivel global y local, escribi el articulo #BeyondCovid “El Buen Futuro”. Allí expresaba el convencimiento sobre la irrupción de una Nueva Economía basada en la consolidación de iniciativas y proyectos, cuya propuesta de productos y servicios, ademas de ser rentables, contribuyen al bienestar de las personas.

Habiendo transcurrido mas de 5 meses de nuestra convivencia con la pandemia y pese a las dificultades sanitarias, sociales y económicas por las que transita nuestro país, ya se puede observar que las iniciativas de la Nueva Economía se despliegan y multiplican.

Históricamente, el desarrollo de la economía ha sido el resultado de las interacciones humanas; de las preferencias y gustos de los consumidores, del acceso y/o las limitaciones a los productos y servicios. En las ultimas décadas, la tecnología de comunicaciones, el desarrollo de dispositivos personales y la digitalización del comercio han jugado un rol trascendental disrrumpiendo los modelos tradicionales de los factores productivos. Sin embargo, la mayor disrupción de la economía esta llegando de la mano de las nuevas generaciones, quienes con una mirada mas fresca y moderna nos proponen un consumo mucho mas amigable con la naturaleza, con la cultura y las comunidades, basado mas en la construcción de experiencias personales que en la acumulación de bienes.

Algunos lindos ejemplos

Durante la semana del 24 al 30 de Agosto se desarrollo de manera virtual la BIOWEEK, el evento sustentable online y colaborativo mas grande de Latinoamerica en el que reconocidos expositores, emprendedores y ONGs del continente compartieron experiencias con el proposito de generar consciencia y promover habitos de consumo responsable a traves del intercambio de ideas que ayuden a lograr un desarrollo mas sustentable y reducir el impacto ambiental de nuestras acciones. Las temáticas y contenidos fueron diversos e incluyeron: Diseño, Arquitectura, Innovación, Activismo, Turismo y Biodiversidad, Alimentación y Bienestar.

Image for post

En el ambito del Turismo, se observa la aparición y consolidación del Glamping como una propuesta de alojamiento en la naturaleza. Aunque la expresión proviene de la combinación de las palabras “Camping” y “Glamour” y es generalmente asociada a un Camping de Lujo, consideramos que el aspecto diferenciador y positivo radica en el diseño de un servicio de hotelería de calidad en un entorno natural, y posiblemente agreste, con un menor impacto ambiental que el de los alojamientos tradicionales. En Argentina ya se cuentan mas de diez de estas iniciativas a lo largo y a lo ancho del territorio.

Image for post

En el ámbito de la Economía del Conocimiento y a partir de la aceptación y despliegue del Teletrabajo como modalidad de empleo, algunas empresas argentinas están desarrollando propuestas para que sus recursos humanos puedan elegir donde residir y trabajar. Este nuevo enfoque del trabajo, ademas de reducir el costo de movilidad, el trafico en las grandes urbes y de contribuir a la reducción del consumo de energías no renovables, tiene como proposito incluir el bienestar y la calidad de vida en la jornada laboral de las personas. Un buen ejemplo de estas experiencias es el caso de la empresa Patagonian, que es la principal exportadora de software de la Patagonia y que en su plan de atracción de talento creo el Programa Patagonian Living en el que propone:

“vivir una experiencia en un entorno natural, con el mejor índice de calidad de vida del país, y desafíos laborales internacionales”.

Image for post

Los tres casos que mencionamos previamente son solo ejemplos sueltos entre innumerables iniciativas y emprendimientos que confirman que es posible diseñar, desarrollar y poner en marcha negocios que, priorizando la calidad de vida y el cuidado de la naturaleza, pueden ser rentables, eficientes y generar impacto positivo en la comunidad.

El desafío de sostener las buenas practicas de la Nueva Economía.

La nueva economía, con su enfoque sustentable basado en la colaboración, en la calidad de vida y en construcción de experiencias mas que en la competencia y en la acumulación de bienes, no es hija de pandemia, nació mucho tiempo antes a partir de pensamiento de personas y organizaciones preocupadas y ocupadas en hacer del planeta un mejor lugar para vivir. La pandemia ha llegado en la adolescencia de la Nueva Economía, justo en el momento en que puede reafirmar su personalidad y convicciones.

El futuro, es promisorio. Ojalá, como comunidad “glocal” (global y local) tengamos la capacidad de fortalecer la Nueva Economía, sostenerla y potenciarla en el tiempo.

Andrés Abate

Andrés Abate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Es clave

Hay mucho más en Opiniones

LOS MEJORES CONTENIDOS DIRECTO A TU EMAIL

Suscríbete gratis a nuestros mejores contenidos sobre noticias, entrevistas, opiniones y más.