¿A favor o en contra? Argentina se enfrenta a una nueva grieta de la mano del turismo internacional

En tan solo 24 horas, Argentina emitió dos mensajes oficiales de forma polarizada: un rechazo lo suficientemente explícito al turista argentino en el exterior y, en paralelo, una adoración especial al turista extranjero en el país. Entonces… si de turismo internacional se trata, ¿Argentina estaría a favor o en contra?

Según la Organización Mundial del Turismo, organismo internacional que tiene como propósito promover el turismo, el turismo internacional es comprendido por las dos caras de la misma moneda: “El turismo internacional incluye el turismo receptor y el turismo emisor, es decir, las actividades realizadas por los visitantes residentes fuera del país de referencia, como parte de sus viajes turísticos o emisores, y las actividades realizadas por los visitantes no residentes en el país de referencia, como parte de sus viajes turísticos receptores (RIET 2008, párr. 2.42)”.

¿Cuándo sí y cuándo no? Por un lado, durante la tarde del lunes 18 de julio, el presidente Alberto Fernández dio un mensaje lo suficientemente duro contra los turistas: “Compran dólares para viajar y hacen subir el dólar blue”. En el marco de un aumento en el tipo de cambio paralelo del dólar, el Presidente apuntó contra “algunos especuladores que hacen subir la divisa”.

Por el otro, Inprotur, el Instituto de Promoción Turística de Argentina, emitió su alegría por una exitosa recepción de turismo extranjero en el territorio desde que comenzó el 2022: “Durante los primeros seis meses de 2022 recibió 1.367.408 de turistas (pernoctaron como mínimo una noche) lo que equivale al ingreso de un viajero internacional cada 11 segundos. No obstante, hasta la fecha se debe especificar que ingresaron 2.506.217 visitantes en total“, específicó el organismo en un comunicado oficial.

La misma actividad que se repudiaba también es la que se enaltece: al parecer, la crítica viene según la perspectiva desde la cual se mire al turismo y de quién se ponga en la balanza. El 1.367.048 turistas extranjeros ingresados al país es la muestra más palmaria de lo que las autoridades oficiales consideran un proceso de recuperación económica.

El 80% de aerolíneas que volaban hacia Argentina en la prepandemia recuperaron frecuencias y anunciaron más vuelos, pero además otras que nunca lo hicieron comenzaron a volar nuevos destinos. Por ejemplo, Aerolíneas Argentina generó vuelos históricos al conectar por primera vez San Pablo (Brasil) con Salta y Tucumán en el norte argentino; Viva Air comenzó a conectar por primera vez en la historia a Medellín con Buenos Aires, Sky comenzó a volar por primera vez entre Lima y Buenos Aires y lo mismo hará Jet Smart dentro de muy poco tiempo. 

“Estas cuestiones son símbolos no solamente de la reactivación sino del crecimiento que buscamos generar desde el mismo momento de la llegada de nuestra gestión. Nuestro desafío es recuperar lo más rápidamente posible los niveles de prepandemia e inmediatamente generar crecimiento sobre los números de la prepandemia”, aseguró Ricardo Sosa, Secretario Ejecutivo del Inprotur.

“El turismo receptivo internacional es un gran motor generador de divisas para el país. Ya se generaron ingresos por 1.300 millones de dólares y estamos seguros que vamos a seguir creciendo, tal cual son los lineamientos que genera nuestro presidente de la Nación

Ricardo Sosa, Secretario Ejecutivo del Inprotur
También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LOS MEJORES CONTENIDOS DIRECTO A TU EMAIL

Suscríbete gratis a nuestros mejores contenidos sobre noticias, entrevistas, opiniones y más.