Turkish Airlines cierra el tercer trimestre con una marcada recuperación de la demanda

Una de las mejores líneas aéreas del mundo está lentamente saliendo de la crisis del sector aeronáutico. Así lo demuestran los números obtenidos del Q3 -tercer trimestre- que obtuvo la compañía aérea Turkish Airlines.

Turkish Airlines logró terminar el tercer trimestre de 2021 con una ganancia operativa real de 722 millones de dólares y una ganancia neta de 735 millones de dólares más allá de los efectos causados por la crisis de la pandemia de COVID-19, lo cual demuestra que la aviación global está dejando atrás su mayor crisis en la historia con pérdidas que se distribuyeron a lo largo de todo el año.

Más allá de las dificultades que afectaron la demanda por la crisis, la línea de bandera logró limitar su pérdida operacional con las acciones tomadas para reducir sus costos, obteniendo como resultado una disminución del 19% en los gastos totales durante el tercer trimestre de 2021 comparado con el mismo período de 2019. Como resultado, EBITAR (ganancias antes de intereses, impuestos, amortización y alquiler, por su sigla en inglés), que muestran la potencial generación de efectivo para la compañía, fue de 1,387 mil millones de dólares, representando un incremento del 7% comparado al mismo periodo de 2019. El margen de EBITAR subió 8,3 puntos comparado al año pasado, deviniendo en un 40,7%.

Los ingresos totales de la compañía durante el tercer trimestre de 2021 fueron de 3,400 millones de dólares, que representan un 85% del mismo período de 2019. Por su parte, los ingresos correspondientes al transporte de carga fue un 28% de los ingresos totales, marcando un incremento del 132% comparado al mismo periodo de 2019.

Durante el tercer trimestre de 2021, donde la compañía aérea alcanzó un 81% de su capacidad para pasajeros comparado con 2019, Turkish Airlines transportó un total de 16,5 millones de pasajeros con un factor de ocupación de 82,4% en los vuelos domésticos y un 69,6% de ocupación en los internacionales.

La aerolínea de bandera turca reforzó su identidad de compañía global con su red de destinos, frecuencia de vuelos y los altos estándares de higiene. Con esta identidad, la empresa global logró transferir de manera exitosa, su capacidad en rutas suspendidas a rutas rentables. Desde finales de septiembre, la aerolínea tiene una flota total de 372 aeronaves de las cuales 243 son de fuselaje angosto, 105 de fuselaje ancho y 24 aviones cargueros.

Como líder europeo en cuanto a vuelos operados durante 2020 se refiere, Turkish Airlines mantuvo su liderazgo por 9 meses de 2021. La aerolínea logró transformar la crisis en oportunidad focalizando en el transporte de carga y adaptando varias aeronaves de pasajeros para que sean utilizadas por Turkish Cargo. De acuerdo a información de agosto 2021, la aerolínea se ubicó como la 4° transportadora de carga a nivel mundial.

Con aproximadamente 60.000 empleados sumando a sus subsidiarias, Turkish Airlines se enorgullece de volar la bandera entre los grandes de la aviación como la marca que tracciona el sector con una red de destinos incomparable, una flota moderna, un rendimiento destacado en el transporte de carga y un manejo de crisis exitoso. Con el final de la pandemia y la consecuente recuperación de la aviación, la aerolínea de bandera turca incrementará el ritmo hacia la cumbre del sector y continuará generando valor agregado para Turquía y la industria aérea realizando aún mayores esfuerzos que antes.

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LOS MEJORES CONTENIDOS DIRECTO A TU EMAIL

Suscríbete gratis a nuestros mejores contenidos sobre noticias, entrevistas, opiniones y más.