La revolución de la moda sostenible

Si buscamos en el diccionario de la lengua española el significado de la palabra “moda”, encontraremos que la definición exacta es un gusto colectivo y cambiante en lo relativo a prendas de vestir y complementos.

Esto nos da la pauta de que la moda es pasajera, no perdura en el tiempo y tiene fecha de vencimiento, por ende es “efímera”.

Lo curioso es que la moda siempre vuelve y eso ocasiona que se siga produciendo ropa de forma incesante, por lo que la industria deberá replantearse de qué modo va a hacerlo para ser éticamente correcta y dañar el ecosistema lo menos posible.


Conociendo el origen de las prendas

A la hora de elegir prendas para vestirnos es sumamente importante conocer el origen de las mismas.

Muchas veces nos sentimos abrumados por la moda “fast-fashion” impuesta por marcas como Zara, H&M, Mango, Stradivarius, Shein, Forever 21, Bershka, C&A o Falabella, y caemos en el consumismo sin antes preguntarnos:

  • ¿Quién confeccionó estas prendas? 
  • ¿El material es orgánico/biodegradable? 
  • ¿Estoy en sintonía con los valores de la marca?

Llegar a responder éstas preguntas puede resultar un trabajo bastante difícil.

El concepto fast-fashion o moda rápida, se refiere a los grandes volúmenes de ropa producidos en la industria de la moda, en función a las tendencias y una necesidad inventada de innovación, lo que contribuye a poner en el mercado millones de prendas y fomentar en los consumidores una sustitución acelerada de su inventario personal.

La revolución de la moda sostenible 1

Para ser consumidores responsables es crucial que conozcamos lo que estamos comprando, evitando las fibras sintéticas, ya que sus componentes son químicos y tardan de 200 a 500 años en biodegradarse.

La producción de estas telas produce mayor emisión de CO2 que las telas orgánicas durante su proceso de fabricación y nos expone a múltiples riesgos para la salud como erupciones cutáneas, náuseas y dolores de cabeza, entre otras cosas.

Los siguientes datos te ayudarán a tomar un poco de conciencia:

  • La moda es la segunda industria más contaminante del mundo, responsable de un 20% de la contaminación del agua a nivel global.
  • Se fabrican alrededor de 120 mil millones de prendas al año, de las cuales el 75% acaba por incinerarse, contaminando las aguas de océanos y ríos.
La revolución de la moda sostenible 2
Los fabricantes “fast-fashion” ubicados en países del sur de Asia, obligan a sus empleados a trabajar jornadas de hasta 16 horas diarias, dependiendo en gran medida en el trabajo infantil.
  • Se necesitan 10.000 litros de agua para hacer 1 kilo de algodón y 10.800 litros para producir un jean. Además, los tintes utilizados son altamente contaminantes.
  • El PU que se usa en marroquinería es un plástico sumamente contaminante y tóxico.

La sostenibilidad en el “Mundo de la Moda”

  1. La moda sostenible es una parte de la creciente filosofía del diseño y tendencia de la sostenibilidad, cuyo objetivo es crear un sistema que pueda ser apoyado indefinidamente en términos de ambientalismo y responsabilidad social. Se trata de ropa fabricada con materias primas totalmente naturales, es decir, cultivadas con agricultura ecológica. Estas materias pueden ser el algodón, las fibras vegetales, el lino o la seda. Son muchas las ventajas del uso de este tipo de prendas de vestir, entre ellas, la disminución de la contaminación medioambiental, la prevención de riesgos para la piel, y la contribución a garantizar un comercio internacional justo.
  2. La moda ética es un sinónimo de moda sostenible, tiene en cuenta el medio ambiente, pero sobre todo se interesa por la salud de los consumidores y las condiciones laborales.
    Enfatiza en el aspecto ambiental y social, asegurándose de que se cumplan los derechos y la calidad de vida en el presente y de las futuras generaciones.
  3. La moda circular es aquella en la que se intenta sacar de la ecuación el residuo y la contaminación, y productos y materias primas que se continúan utilizando durante el mayor tiempo posible, a través también de la reutilización y el reciclaje, donde se intenta regenerar los recursos naturales.

Moda cada vez más “Eco-Friendly”

Los conceptos de sustentabilidad, trazabilidad y transparencia son indisociables si se quiere fomentar una economía circular.

La moda necesita migrar hacia ese modelo de producción y consumo que implica compartir, alquilar, reutilizar, reparar, renovar y reciclar materiales y productos existentes todas las veces que sea posible para crear un valor añadido. De esta forma, el ciclo de vida de los productos se extiende.

En la industria hay quienes trabajan para mejorar la confianza del consumidor, brindando información abierta y accesible como primer paso para la construcción de la moda sostenible.

Si cada vez que compramos a través de una app o en un e-commerce, tuviéramos una carpeta con el historial del producto con ítems tales como “ciclo de vida”, “cuidado”, “desecho” o “conexión con la marca”, no hay duda que como consumidores responsables eligiríamos prendas realizadas con textiles orgánicos, cultivados en ambientes controlados, libres de químicos sintéticos como fertilizantes o plaguicidas, donde el agua y la tierra deben ser monitoreadas.

A diferencia de las prendas de textil sintético, las prendas de algodón tardan un año en degradarse.

Hay una gran cantidad de marcas intentando ser amigables con el medio ambiente, creando prendas de materiales orgánicos, como la marroquinería de cuero vegetal (confeccionada con piña, cactus, hongos o banano), remeras de algodón orgánico o zapatillas confeccionadas con residuos recuperados del mar y textiles biodegradables.

La revolución de la moda sostenible 3
La marca Adidas utilizó el tereftalato de polietileno o PET de botellas de plástico recolectadas de áreas costeras por Parley, para este modelo de zapatillas.

Algunas personas contratan modistos, diseñadores o sastres para confeccionar ropa genuina y a medida, con telas elegidas personalmente. Esta alternativa garantiza diseños únicos y de calidad, con una larga vida útil para usar las prendas por mucho tiempo.


De una mano a la otra

Otra alternativa es comprar moda “second-chance”, hoy en día se puede conseguir indumentaria buena, bonita y barata de segunda mano y en impecables condiciones. Así logramos que la moda circule y que las prendas sean utilizadas durante más tiempo por diferentes personas, para mitigar el impacto ambiental.

En Argentina hay muchas tiendas físicas de segunda mano donde podemos comprar y vender indumentaria, accesorios y calzado en excelente estado, como por ejemplo: Cocoliche, Urban Luxury, Galpón de Ropa, Second Chance, The Vintage Hole, Bunker y Feria de Locas.

También existen tiendas que venden por Internet y realizan envíos a domicilio, como: Vestiando.com o Renovatuvestidor.com

La revolución de la moda sostenible 4
En nuestro país hay cada vez más comunidades, proyectos y personas con el chip de la “moda sostenible” en sus cabezas.

En Buenos Aires existe un proyecto llamado “Trash Couture” que combina la moda con la conciencia ambiental. Todos los años convocan a diseñadores emergentes para confeccionar prendas de alta costura con desechos (CDs, bolsas, plástico, etc) y realizan desfiles e instalaciones.

La revolución de la moda sostenible 5


El planeta nos necesita

Como consumidores es importante que ponderemos la CALIDAD por encima de la CANTIDAD. De ser posible debemos elegir prendas y accesorios atemporales y que realmente nos gusten. Extendiendo la vida de una prenda 9 meses más, sus huellas de carbono y agua se reducen un 25%.

Las 8 cosas a tener en cuenta a la hora de elegir una prenda son:

La revolución de la moda sostenible 6

Las prendas de buena calidad, bien confeccionadas, con telas nobles pueden ser usadas muchas veces, vendidas, compradas, regaladas y seguir intactas. Si el material es bueno ¡te durará por años!

La próxima vez que vayas a comprar ropa, no olvides preguntarte:

  • ¿Realmente lo necesito?
  • ¿Voy a usarlo más de 20 veces?
  • ¿Es un producto de buena calidad?
  • ¿Es duradero/atemporal?
  • ¿Conozco su procedencia?
  • ¿Podría conseguir este producto en una feria second-chance?

Ahora que tenemos mayor acceso a la información, todos podemos ser consumidores responsables, cuidar el planeta y todos sus recursos naturales.

LA MODA SOSTENIBLE NO ES UNA MODA, ES EL FUTURO.

Antonia Böhkle

Agradecemos la colaboración de Paula Salvagni (Diseñadora y Productora de Moda) para la redacción de este artículo.

También te puede interesar:

Una respuesta

  1. Interesante nota.Me gustó la forma de definirla para que el lector pueda interpretar a la perfección.
    Unos puntos altísimos a la diseñadora Paula Salvagni que demuestra su pasión e interés por su profesión, logrando siempre estar a nivel de los mejores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LOS MEJORES CONTENIDOS DIRECTO A TU EMAIL

Suscríbete gratis a nuestros mejores contenidos sobre noticias, entrevistas, opiniones y más.