Gobierno de Baleares decide cerrar locales gastronómicos y de ocio debido al turismo incívico en Mallorca

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
cierre calle del jamon mallorca

Luego de que se viralizaran imágenes de turistas británicos en plena fiesta sin ningún tipo de cuidado y respeto por las normas de seguridad y distanciamiento el Gobierno de Baleares ha decidido poner un freno a partir de algunas medidas: se ha ordenado el cierre de todos los establecimientos de comercio, ocio y restauración de dos calles de la Playa de Palma (las conocidas como “de la Cerveza” y “del Jamón”) y de Punta Ballena, en Magaluf -ambas zonas en Mallorca-, para evitar el turismo incívico y sus posibles efectos en la pandemia de la COVID-19.

“Que no vengan porque no van poder hacer lo que consideraban que se podía hacer en las islas”, ha afirmado el conseller de Modelo Económico, Turismo y Trabajo, Iago Negueruela,

y ha recalcado que “unos pocos no pueden dañar la imagen” de las islas. Además, ha señalado que “todas las medidas que adoptamos irán destinadas a proteger a la ciudadanía y a los trabajadores”. Los incumplimientos de las nuevas medidas pueden implicar sanciones de hasta 600.000 euros, para las muy graves, según ha detallado la consellera de Administraciones Públicas y Modernización, Isabel Castro.

Gobierno de Baleares decide cerrar locales gastronómicos y de ocio debido al turismo incívico en Mallorca 1

El uso de máscaras y el distanciamiento social son obligatorios incluso al aire libre, excepto en las playas, en las Islas Baleares, según The Guardian. España también anunció el viernes que desplegaría 40,000 agentes de policía en sus destinos más populares, incluyendo Baleares, para garantizar que se cumplan las reglas, informó The Local.

“No queremos turistas incívicos en nuestras islas, que no vengan”, ha afirmado Iago Negueruela, en una rueda de prensa en la que ha explicado que la prohibición entra en vigor en cuanto se publique la resolución en el BOIB. El cierre será temporal, por dos meses, y puede prorrogarse, ha precisado.

Las zonas afectadas por la restricción son las mismas de Mallorca donde se aplicaba el decreto contra el turismo de excesos vigente desde principios de este año. En concreto, el cierre de locales es en las calles Miquel Pellisa y Bartomeu Salvà de la Playa de Palma (las de la Cerveza y la del Jamón) y Punta Ballena, en Magaluf

La resolución establece además:

  • Se prohíbe el uso de sorbetes y los envases de bebidas alcohólicas de más de 0,5 litros porque favorecen el uso compartido de las consumiciones.
  • Se prohíben las mesas altas con taburetes en las zonas del turismo de excesos (Magaluf, Playa de Palma, en Mallorca, y el West End de Sant Antoni, en Ibiza), ya que propician que “el cliente esté de pie y se usen las mesas como lugar de encuentro y no se respete de ninguna manera la distancia de seguridad”, ha explicado Negueruela.

Las medidas se han pactado con los agentes sociales “para velar por el conjunto de la economía”, ha aseverado el conseller. “Todas las medidas que adoptamos irán destinadas a proteger a la ciudadanía y a los trabajadores”, ha añadido

El conseller ha incidido en que las actitudes detectadas en los últimos días son “puntuales” pero dañan a Baleares cuando es “el destino más seguro de Europa”. “Es una actitud muy focalizada y que no vamos a tolerar bajo ningún concepto”, ha añadido.

“Tenemos una situación sanitaria extraordinaria en la que no nos lo podemos permitir”, ha dicho el conseller, que ha añadido que al Govern “no le temblará el pulso” si tiene que extender las medidas adoptadas este miércoles a otras zonas

La recomendación del Govern es “que no se venga a hacer ese tipo de turismo porque no se va a poder hacer y serán perseguidas las personas que lo hagan”.

“No permitiremos ese descontrol”, ha afirmado Negueruela, que ha destacado que estas nuevas medidas son “un paso más”, ya que ha recordado que en las zonas del decreto del turismo de excesos solo podían abrir las terrazas de los locales de ocio, y estaba prohibido abrir los locales con aforos mayores de 300 personas, como determinaba el decreto de medidas de control de la pandemia del pasado 19 de junio.

Los incumplimientos de estas nuevas medidas pueden implicar sanciones de hasta 600.000 euros, para las muy graves, según la consellera de Administraciones Públicas y Modernización, Isabel Castro

El Govern va a aumentar el control en estas zonas con más efectivos y ha pedido un refuerzo de la presencia de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad a la Delegación del Gobierno. Según Negueruela, también se controlarán los espacios públicos, en relación con las playas próximas a estas calles.

“No podemos permitirnos dar un paso atrás y poner en peligro la salud de todos”, ha insistido Castro. Se va a reforzar el número de efectivos y a partir de este fin de semana se controlará el cumplimiento de estas nuevas medidas, ha recalcado.

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LOS MEJORES CONTENIDOS DIRECTO A TU EMAIL

Suscríbete gratis a nuestros mejores contenidos sobre noticias, entrevistas, opiniones y más.